Stan Lee, una figura clave del mundo de los cómics por haber creado al Hombre araña, los X-Men y El increíble Hulk, fue denunciado como un acosador sexual.

La empresa que le brindaba servicios de enfermería en su mansión de USD 20 millones en Los Ángeles dejó de hacerlo porque "todas y cada una de sus enfermeras", según The Daily Mail, sufrieron manoseo o solicitudes de sexo oral de parte del hombre de 95 años, quien, además, se solía pasear desnudo delante de ellas.

Tom Lallas, el abogado del artista, lo defendió: "El señor Lee no será extorsionado ni pagará nada porque no ha hecho absolutamente nada malo". La fortuna personal de Lee es de USD 50 millones.

Contra el descargo legal, las quejas de las enfermeras han sido repetidas y constantes, y sin excepción de todas las trabajadoras que lo asistieron en su casa, según el diario británico.

 
Lee con sus nuevas enfermeras, que no son las que lo acusan de acoso sexual, al salir de una clínica a comienzos de enero en Beverly Hills

Lee con sus nuevas enfermeras, que no son las que lo acusan de acoso sexual, al salir de una clínica a comienzos de enero en Beverly Hills

"Se dijo que solicitaba sexo oral en la ducha, que caminaba desnudo y que quería que le dieran placer en el dormitorio", según el texto. Se estima que la empresa de enfermería especializada en celebridades, que tiene un costo de USD 1.000 por día con cobertura las 24 horas, hará un reclamo en los tribunales.

Lee alcanzó a ser presidente de Marvel tras destacarse como autor de Spiderman, Los cuatro fantásticos, El increíble Hulk y los X-Men, entre otros populares personajes de historietas. Las adaptaciones al cine crearon una franquicia que se convirtió en la más taquillera de la historia: llegó a USD 23.000 millones.

Una fuente que conoce la situación dijo a The Daily Mirror: "Stan es un hombre mayor evidentemente descontrolado. Parece que no le importa lo que la gente piensa de él, que ya no tiene filtro. A su casa de West Hollywood ha venido una cantidad de enfermeras jóvenes, y él las ha acosado. Cree que es divertido".

El periódico no identificó a esa fuente ni a la compañía porque hacerlo sería revelar quiénes son las enfermeras, se aclaró en el artículo.

"Camina desnudo, tiene un comportamiento vulgar con las mujeres, les solicita sexo oral en la ducha y quiere que le den placer en su dormitorio", siguió. Además de utilizar un lenguaje soez, Lee —según la fuente— ha manoseado a las mujeres, lo cual constituye "una conducta inaceptable, en particular de parte de un ícono como Stan".

La dueña de la empresa, que atendió a Lee en persona, parece haber decidido que ya era demasiado, explica la denuncia. Un representante de la compañía confirmó al periódico que la mujer había recibido quejas sucesivas de las enfermeras que trabajaron con Lee, y que ella misma fue a quejarse, sin resultado.